¿Qué ha de saber un empresario sobre finanzas? - ANQUOR Corporate Finance

    • Home
    • Blog
    • ¿Qué ha de saber un empresario sobre finanzas?

Finanzas Corporativas (Corporate Finance)

Muchos empresarios de éxito han creado su empresa gracias a su capacidad de innovación, espíritu emprendedor y energía comercial. Estas cualidades son necesarias para crear y hacer crecer un negocio. Pero en algún momento del ciclo de vida de la empresa, entra en juego la dimensión financiera y no todos los empresarios tiene claro el papel estratégico de las finanzas en el negocio.

La visión financiera de un negocio se concreta en tres elementos: la caja, el riesgo y el valor.

No parece demasiado difícil. Si queremos gestionar la empresa con visión financiera debemos pensar en términos de caja, riesgo y valor.

La caja (el cash) es el componente principal del “razonamiento financiero”. A los directores

generales, habitualmente, lo que más les preocupa son las ventas. Y está bien, es lo primero que

les debe preocupar. Pero las ventas son sólo el principio. A las ventas le siguen los márgenes,

que han de ser positivos y a estos los cobros, para que estos márgenes se conviertan en caja

 La caja es lo que queda disponible para adquirir más recursos y seguir creciendo;

Por lo tanto, tenemos una primera relación bastante interesante que mostramos a continuación:

Ventas ==> Márgenes ==> Caja (resultado neto + amortizaciones)

Según la técnica contable, la caja que genera una empresa equivale a los beneficios en la cuenta de resultados más las amortizaciones. Pero esta definición es demasiado teórica ya que esta caja “contable” se puede quedar “retenida” en las cuentas a cobrar, los inventarios o los pagos a deudas anteriormente contraídas y no estar disponible para nuevas inversiones. Por lo tanto, el concepto de caja disponible es el que se muestra en el cuadro adjunto:

Caja – necesidad financiera de circulante – inversiones en equipamiento necesario para el funcionamiento del negocio – pagos de deuda financiera =  cash flow disponible.

El segundo componente de la gestión de las finanzas corporativas es el Riesgo. Podemos definir el riesgo como “la incertidumbre de que se produzca el resultado esperado”. Por lo tanto, si aplicamos este concepto al de generación de caja, considerando que la caja es el resultado final de todas las operaciones realizadas, podemos concluir que el riesgo de la empresa está relacionado con la mayor o menor incertidumbre de que se genere la caja prevista. Para una empresa consolidada en un mercado estable, la probabilidad de que no se genere la caja prevista es más baja que, por ejemplo, para una start-up de base tecnológica que está desarrollando un nuevo producto y que todavía no tiene apenas clientes. Por lo tanto, la segunda empresa tiene un riesgo mayor que la primera.

Es importante introducir aquí un axioma que es fundamental en el mundo de las finanzas y es el binomio rentabilidad–riesgo: a mayor riesgo del negocio, más rentabilidad exigirán los inversores. Por ello, tanto para la captación de nuevo capital como para la contratación de préstamos y créditos, el riesgo percibido por el mercado en relación a la empresa determinará si existe o no una posibilidad de captar los recursos que necesita para crecer y, por supuesto, su coste.

El tercer elemento es el valor. ¿Cuánto vale un negocio? Desde un punto de vista estrictamente financiero la forma ortodoxa de calcular el valor de un negocio es a partir del descuento de los flujos de caja previstos. Un negocio tendrá mayor valor si las previsiones de caja futura son elevadas y si el riesgo percibido es reducido. Previsiones de cash elevadas y seguras hacen que un negocio tenga un valor alto. La percepción del riesgo se materializa en la tasa de descuento a aplicar a dichos flujos, una percepción de riesgo baja se descontará a una tasa inferior que una percepción del riego más elevada. De este modo se combinan todos los elementos fundamentales de la gestión financiera, caja, riesgo y valor.

Para finalizar, el director o propietario de una empresa debe hacerse constantemente las preguntas adecuadas para gestionar las finanzas y tener la respuesta actualizada al día. Estas preguntas son:

.- Caja. ¿Cuánta caja estamos generando de forma recurrente y cuanta prevemos generar en los siguientes 5 años?

.- Riesgo. ¿Cuál es la percepción, en el mercado, del riesgo de mi empresa?

.- Valor. ¿cuánto vale mi empresa?

Naming and corporate identity by Little Buddha